En estos tiempos en los que está tan de moda fusionar la cocina china con la peruana, la cocina americana con la mejicana o la cocina vietnamita con la japonesa… es evidente que, aunque la suma de las partes no nos garantiza el todo… sí que nos ayuda a tener una apertura de mente fundamental para eso que llaman «globalización».

¿Se puede mezclar en matemáticas? ¿se puede mezclar occidente con oriente? ¿PROBAMOS?

¡Qué receta tan estupenda supondría combinar lo mejor de la cocina belga con lo mejor de la cocina japonesa (con permiso de la china)!

EL PLATO DE HOY:  Salsa de regletas con aroma de ábaco japonés.

INGREDIENTES:

  • un ábaco japonés  (preferiblemente «17 hileras virgen extra»)
  • una caja de regletas belgas (preferiblemente sin graduar)
  • unos alumnos libres, creativos y con ganas de descubrir

ELABORACIÓN

Comenzaremos echando cuatro unidades de blanca, entonces:

¿Echamos cuatro blancas o podemos echar una  rosa? ¿Y saldrá igual de bueno si echamos dos rojas? ¿y si juntamos la verde claro y la blanca?¡Prueba a ver!

                          

Comprobamos con el ábaco japonés que las medidas echadas son las correctas.

Subimos una y otra y otra y otra… ¿Qué pasará si subo las cuatro a la vez? ¿Y si subo dos y dos? ¿Y si subo tres y luego una?